Qué es el nitrato de potasio y para qué sirve

El nitrato de potasio es un tipo de fertilizante que se caracteriza por su elevado valor nutricional, el bajo impacto ambiental y su eficacia de aplicación. Su función es mayor a la de otros fertilizantes potásicos, ya que es un producto más concentrado. Incrementa el rendimiento del cultivo y mejora la calidad de las hortalizas, las flores y los frutales. A continuación, te explicamos con más detalle qué es y para qué sirve el nitrato de potasio.

Qué es y para qué sirve el nitrato de potasio

El nitrato de potasio (KNO3) es un producto químico compuesto al 100 % de macronutrientes de la planta. Su composición es una combinación de un anión de nitrato [NO3-] y un catión potasio [K ], aunque la fórmula del nitrato de potasio puede variar según esté más o menos enriquecida con otros elementos como zinc, fósforo o azufre. Es el único fertilizante capaz de suministrar estos dos macronutrientes a las plantas de la manera más concentrada. 

El potasio y el nitrógeno son dos nutrientes indispensables para el desarrollo de las plantas, además de proporcionarles vigor y resistencia para soportar enfermedades y heladas. También ayuda a reducir la absorción del cloro del agua. Por eso se recomienda mucho en cultivos sensibles a las sales.

Cómo se aplica

El aspecto del nitrato de potasio es el de un polvo blanquecino que resulta altamente soluble en agua. Se disuelve muy fácil y rápidamente, por lo que es perfecto para utilizar mediante el riego.

La solubilidad del producto aumenta junto con la temperatura del agua, y además es compatible con otros fertilizantes. Así pues, simplemente se debe mezclar con el agua de riego en una cantidad aproximada de 100 gramos por cada de 1000 litros de agua, y se aplicará en función del aporte de agua que necesite cada cultivo.

Beneficios del nitrato de potasio en los cultivos

El uso del nitrato de potasio como fertilizante tiene muchos beneficios para los cultivos, entre los que se pueden destacar los siguientes.

Ayuda a que las raíces crezcan fuertes

La composición del nitrato de potasio no es tóxica en absoluto por lo que no afecta a la planta de forma negativa, como sí ocurre con otros tipos de fertilizante como por ejemplo el armonio. En este caso, aunque las temperaturas se eleven, las raíces no se ven dañadas.

Mejora la tolerancia de las plantas

El nitrato de potasio también es muy eficaz para incrementar la tolerancia de los cultivos frente a situaciones adversas como heladas, sequías o enfermedades.

Aporte de nitrógeno

En el mercado existen otros productos que aportan nitrógeno, pero el nitrato de potasio es el que tiene una mayor concentración y el que resulta más eficaz.

Minimiza el efecto de la salinidad

Si bien cierta cantidad de sal es importante para el correcto desarrollo de las plantas, si los valores son demasiado elevados, el vegetal puede terminar muriendo. El nitrato de potasio resulta de gran ayuda para que la planta pueda reducir la absorción del cloruro cuando está presente en concentraciones elevadas, en el suelo o en el agua de riego.

Como vemos, el nitrato de potasio es un gran aliado para el cuidado del huerto y del jardín, además se puede adquirir fácilmente en cualquier tienda de insumos agrícolas.

Plantar girasoles en el huerto urbano: ¿qué nos ofrecen?

Los huertos urbanos se han convertido en una alternativa cada vez más viable para todos aquellos habitantes de la ciudad. Plantar girasoles en el huerto urbano es una magnífica opción, ya que un huerto urbano no suele tener las mismas condiciones que uno en un terreno de cultivo y esta planta se adapta fácilmente a diferentes ambientes.

Dónde se plantan los girasoles

Los girasoles pueden cultivarse en cualquier lugar, ya que se adaptan bien tanto a los ambientes cálidos del sur como a ambientes más fríos en el norte, siendo una planta con una gran tolerancia a las temperaturas.

La época de siembra empieza después de la última helada, a finales de marzo, y se extiende durante todo el mes de abril. Si el proceso de crecimiento va bien, para verano el girasol da sus frutos, que suelen cosecharse a principios de otoño.

Antes de plantar un huerto de girasoles hay que tener en cuenta los siguientes factores:

  • Espacio: existen diferentes especies de girasol, pero para un huerto urbano es conveniente elegir especies pequeñas, ya que las más grandes pueden llegar a ocupar mucho espacio, creciendo hasta 2 metros de altura.
  • Sustrato: los girasoles necesitan tierra buena, que contenga una cantidad adecuada de sustrato para conseguir desarrollarse de manera adecuada.
  • Maceta: si los girasoles se plantan en maceta, es recomendable que sea grande y tenga el tamaño adecuado para permitir su crecimiento.
  • Germinación: es aconsejable controlar la germinación y mantener la tierra siempre húmeda hasta que la plántula del girasol asome por la tierra.

Sembrar girasoles en el huerto: beneficios

Vamos a explorar los diferentes beneficios de plantar girasoles en el huerto:

Fácil cultivo

El cultivo de girasoles en un huerto urbano es relativamente fácil en comparación al cultivo de otro tipo de plantas. Esta especie no tiene exigencias especiales para su crecimiento y desarrollo, exceptuando la calidad de la tierra y su sustrato.

Mejora la salud del huerto

Los girasoles también benefician al resto de plantas que están cerca de ellos, ya que sus flores atraen a insectos, lo que favorece la polinización. Además, sus frutos atraen a pájaros, lo que ayuda a acabar de manera natural con plagas que puedan afectar al resto de plantas.

Al ser una especie robusta, ayuda a proteger a otras plantas del viento cuando se plantan en los laterales del huerto.

Propiedades de sus semillas

Uno de los mayores beneficios que tiene sembrar girasoles son sus semillas, que además de ser una fuente de alimentos perfecta para ciertos tipos de animales, tienen una gran cantidad de propiedades beneficiosas para el ser humano:

  • Antioxidantes: las semillas de girasol tienen vitamina E, que es considerada como un fuerte antioxidante que ayuda a combatir los efectos de diversas enfermedades.
  • Fuente de magnesio: contienen una gran cantidad de Magnesio, lo que ayuda a mantener los huesos fuertes y a regular la presión arterial.
  • Fuente de selenio: las semillas de los girasoles tienen una concentración de selenio, lo que beneficia enormemente a los procesos relacionados con el crecimiento.
  • Mejoran la salud capilar: contienen biotina, una fuente de vitamina B que ayuda a metabolizar la grasa y a mantener sana la superficie del cuero cabelludo.

Como puedes ver, plantar girasoles en el huerto no solo traerá alegría y color a tus plantas, sino que también aportará beneficios al resto de cultivos urbanos y podrás aprovechar sus semillas para utilizarlas en tus platos.

Ventajas y desventajas de un invernadero

Los invernaderos son estructuras cerradas y protegidas, destinadas al cultivo de plantas, ya sean hortícolas como decorativas. Suele estar construido con una cubierta de plástico o vidrio que permite controlar la humedad, la temperatura, la luminosidad y otros factores ambientales. Antes de apostar por este sistema de cultivo, es conveniente conocer las ventajas y desventajas de un invernadero.

Cuáles son las ventajas y desventajas de un invernadero

¿Para qué sirve un invernadero? Además de proteger las plantas de los factores externos, permite controlar el clima, por lo que se puede adelantar la temporada de algunas cosechas o desarrollar cultivos tropicales en zonas o periodos fríos. Además, presenta otras ventajas interesantes.

Ventajas de un invernadero

Entre las ventajas podemos destacar las siguientes:

  • Mayor producción. Al poder controlar las condiciones ambientales, se puede mejorar el rendimiento de la plantación.
  • Menos riesgo de pérdidas. El cambio climático es una realidad que afecta año tras año a muchos cultivos, que se encuentran a la merced de fenómenos naturales imprevisibles y aleatorios.
  • Control de enfermedades y plagas. Un invernadero hermético y con una estructura bien sólida, permite controlar las plagas con un uso moderado de fertilizantes.
  • Cultivo durante todas las temporadas. Al no depender del exterior, se puede desarrollar cualquier tipo de cultivo en cualquier periodo del año. Esto permite obtener productos fuera de temporada que se pueden vender a precios más elevados.

Desventajas del invernadero

Pero no todo son ventajas con los invernaderos, también hay algunos aspectos menos positivos que hay que considerar.

  • Inversión inicial elevada. Un invernadero es una estructura que requiere una inversión relativamente alta, así que se requiere un proyecto encaminado a recuperar ese gasto.
  • Control de patógenos. Aunque los invernaderos mantienen los cultivos aislados de plagas y enfermedades del exterior, existen otros patógenos que se pueden desarrollar, así que es fundamental conocer las medidas fitosanitarias necesarias para evitarlo.
  • Requiere cualificación. Controlar las condiciones climatológicas requiere unos conocimientos específicos para evitar errores irreparables.
  • Costos de producción elevados. Según las características del invernadero, puede suponer unos elevados gastos de producción, por ejemplo, en electricidad para controlar la temperatura.

Cómo hacer un invernadero familiar

Si se dispone de un poco de espacio, tiempo y ganas de cultivar todo el año, es posible construir un invernadero casero para uso familiar. ¿Cómo hacer un invernadero familiar? Los más manitas lo pueden construir realizando una estructura hecha con listones de madera de pino o tubos de PVC, y cubierto con plástico resistente. Generalmente se construyen en forma de arco, a dos aguas o en forma de túnel. Los materiales se pueden encontrar de forma sencilla en tiendas de bricolaje y jardinería. También es posible comprar estructuras pequeñas ya montadas, incluso de segunda mano a precios muy asequibles.

En el caso de los pequeños huertos urbanos, existe un truco muy práctico para hacer un efecto invernadero casero, que consiste en utilizar botellas de plástico con el fondo recortado y sin el tapón, para que entre el aire. Solamente habría que clavarla sobre la tierra de forma que cubra la planta a modo de campana y de esta forma se crea un microclima especial a la vez que se la mantiene protegida. Lo ideal es utilizar garrafas grandes para dar espacio a la planta para que se desarrolle.

Como ves, conocer las ventajas y desventajas de un invernadero es importante para elegir qué tipo de sistema queremos implementar en nuestro cultivo.

Trucos para ahuyentar a los gatos de tu huerto urbano

Para un felino, la tierra mullida del huerto es un confortable colchón en el que pasar horas descansando e incluso cazando pequeños insectos y roedores. Su intención no es destructiva, pero es evidente que la presencia de estos animales sí ofrece consecuencias muy perjudiciales para los cultivos. Por este motivo te mostramos algunos consejos para ahuyentar gatos de tu huerto.

Cómo ahuyentar a los gatos de tu huerto urbano

No importa si se trata de gatos callejeros de una colonia, o animales domésticos que tienen acceso al huerto, a todos les gusta pasar tiempo en el sustrato cómodo donde estás plantando tus tomateras, las patatas o las lechugas. Por ello, hoy te damos respuesta a la pregunta de cómo proteger la huerta de los gatos.

Usar acolchados

Los gatos se sienten más atraídos por el huerto por la comodidad que ofrece el sustrato que por la posibilidad de cazar animales. De este modo, una opción de reducir su presencia es hacer el suelo más inaccesible. Una fórmula interesante es añadir una capa de material, que puede o no ser orgánica, por encima del sustrato. Hojas secas, paja, viruta de madera, grava o una malla antihierba.

Con ellas tendrán más difícil escarbar y además supone una ventaja añadida para el propio huerto, pues se reduce el nivel de evaporación.

Utilizar invernaderos

El problema con los felinos es que pueden acceder cómodamente a la superficie de cultivo para tumbarse plácidamente, cazar o hacer sus necesidades. De este modo, una propuesta para proteger las plantas cuando aún son jóvenes es utilizar invernaderos sobre el terreno, al menos en los semilleros.

Una vez el huerto adquiere ya cierta densidad, deja de ser tan apetecible para estos animales. Además, si alguna vez defecan sobre el suelo fértil es incluso positivo a modo de abono natural.

Repelentes para gatos

Otra forma de alejar a los felinos del huerto, que también sirve para evitar gatos en el jardín, es hacer uso de repelentes naturales. En el mercado podemos encontrar muchos preparados altamente eficaces, pero si los queremos elaborar de manera casera podemos usar uno a base de pimienta negra, ajo y agua, y rociarlo directamente sobre el huerto.

Otras opciones son esparcir cáscaras de cítricos o usar aceites esenciales de naranja y limón una vez a la semana y rociar con vinagre, pero no directamente sobre la planta.

Haz de tu huerto su propio arenero

Si estos remedios no funcionan porque son gatos callejeros y no puedes estar constantemente recriminando su comportamiento, la solución pasa por instalar una zona limpia y seca, con tierra suelta y mezclada con arena, en un rincón alejado de la zona de plantación. Así, seguirás teniendo como compañeros de huerto a los gatos, pero al menos los cultivos no se arruinarán por sus pisadas.

Este espacio lo puedes delimitar con plantas olorosas, como hierbabuena, albahaca o menta, aromas que resultan muy agradables a los gatos, para que pasen más tiempo ahí que en el huerto. Y si a esto añades un pequeño tronco de árbol viejo, la zona será como un parque de atracciones donde jugar.

Ahuyentar gatos del huerto es una tarea que requiere un poco de imaginación y también paciencia, pero se puede lograr con un poco de empeño. ¿Cuáles son tus remedios?

Tipos de enraizante: ¿cuál es su función?

Un enraizante es un producto rico en hormonas vegetales naturales que estimulan el crecimiento de las raíces. También es un eficaz suplemento nutricional que promueve el crecimiento radicular de plantas de cualquier especie. Existen distintos tipos de enraizante, algunos de origen químico y otros se pueden preparar de forma sencilla en casa.

 Cómo se utiliza un enraizante para plantas

La aplicación puede realizarse de varias maneras, según la fase en la que se encuentre el vegetal y el efecto que busquemos conseguir. Aquí te explicamos cómo se utiliza el enraizante para plantas.

Cualquiera de los distintos tipos de enraizante mencionados servirán para estimular el crecimiento de las raíces, lo que se traducirá en una planta más fuerte, resistente y bonita.

  • En los esquejes. Simplemente hay que humedecer la base del tallo con una pequeña cantidad de enraizante que previamente hemos disuelto en agua y después untar un poco más en los gránulos del tallo, retirando el exceso y asegurando que haya producto por toda la superficie.
  • Arbustos y árboles. En estos casos, la cantidad de enraizante que hay que utilizar ha de ser más grande que en los esquejes. Para ello disolveremos aproximadamente 5 gramos de producto por cada litro de agua, y utilizaremos esta mezcla para regar las plantas o los árboles que necesiten un extra nutricional. Si queremos aplicarlo a bulbos, lo colocaremos en un vaso de la misma mezcla, de forma que solo la base del bulbo esté en contacto con la solución.
  • Sobre el suelo. También es posible usar los distintos tipos de enraizantes para regar directamente el suelo donde tenemos plantados nuestros cultivos. Se puede emplear en huertos urbanos también, y solo hay que diluir el producto en agua según las indicaciones y humedecer la tierra.

Tipos de enraizantes naturales

El enraizante es un producto que promueve el desarrollo de las raíces de las plantas y por lo tanto estimula y potencia el crecimiento de plantas nuevas. Además, también se usa para proteger los esquejes de enfermedades y hongos que pueden haberse producido en el proceso de corte. Con sencillos ingredientes naturales se pueden fabricar diferentes tipos de enraizante.

Además de estos tipos de enraizante de origen natural y caseros, también podemos adquirir productos preparados y listos para su uso que también ofrecen una gran eficacia.

Enraizante con lentejas

Para prepararlo hay que germinar las lentejas (un proceso que tarda unos 2 o 3 días) y una vez que hayan germinado, las trituramos con agua, y filtramos la mezcla con un colador para extraer el jugo resultante. Esta especie de leche blanca hay que disolverla en agua para que no esté tan concentrada, y ya tenemos nuestro enraizante para plantas.

Con café

Se puede hacer con café molido o con granos de café. Se prepara en una proporción de un puñado de café por medio litro de agua y se lleva a ebullición como si fuese una infusión corriente. Colamos y dejamos enfriar, y utilizamos para remojar los esquejes durante unos segundos.

Enraizante con canela

La canela tiene un doble efecto, ya que además de estimular el crecimiento, ayuda a eliminar hongos y bacterias y mantiene la planta libre de enfermedades durante el proceso de enraizamiento. Para prepararlo solamente hay que verter tres cucharadas de canela en un litro de agua, mezclar bien y dejar reposar toda la noche. Se puede enriquecer con algunas pieles de zanahoria. A continuación se filtra y ya estaría listo para ser utilizado sobre las plantas.

Semillas de judía, soja o trigo

También tienen interesantes propiedades que favorecen el desarrollo de las raíces. Para preparar el producto se dejan las semillas a remojo durante un mínimo de 3 horas, después se escurre reservando el agua del remojo, y se tritura con agua nueva. Luego mezclamos la papilla resultante con el agua que hemos reservado y tenemos nuestro proucto natural.

Con cualquiera de los distintos tipos de enraizante que hemos mencionado conseguiremos estimular el crecimiento de las raíces para que las plantas puedan desarrollarse más fuertes, sanas y bonitas.

Cuidados del limonero y sus características

El limonero es un árbol frutal muy extendido en climas templados y cálidos. Ofrece el limón como fruto, que, aunque no se debe consumir de manera directa, sí puede ser empleado para muchos usos tanto en cocina como en medicina. Los cuidados de la planta del limonero no son muy exigentes y se trata, además, de un árbol que da mucha sombra cuando alcanza cierto porte. Vemos los cuidados de esta especie y algunos consejos sobre el mantenimiento del limonero.

Cuáles son las características principales del limonero

El limonero es una especie del género Citrus que pertenece a la familia de las rutáceas. Tiene su origen en Asia, pero en la actualidad se cultiva en todo el Arco Mediterráneo, también en Portugal y en Estados Unidos.

Puede vivir hasta los 70 años, su tronco es leñoso, muy ramificado y con hojas ovaladas de color verde muy aromáticas. Su flor es el azahar. El fruto es el limón, que tiene la pulpa en su interior tras una corteza de color amarillo o verde y una capa blanca esponjosa. Existen muchas variedades de limonero que se diferencian en función de la forma y el color de los limones, así como por su acidez. Vemos ahora cómo mantener un limonero en perfecto estado.

Consejos y cuidados del limonero

Una cuestión básica sobre cómo mantener un limonero es plantarlo en un lugar protegido del frío y que reciba la insolación directa del sol, para que pueda crecer. Si se planta en maceta, lo ideal es trasplantarlo al huerto o el jardín cuando vaya adquiriendo mayor tamaño. A partir de ahí, continuar protegiendo el árbol de limón con cuidados adecuados.

El riego del limonero, especialmente en verano

Este árbol demanda agua de manera constante. En verano es muy frecuente que no resista a la sequía, de modo que hay que dotarlo de agua de tres a cuatro veces en semana. El resto del año basta con regarlo entre una y dos veces por semana. El mejor riesgo es el de aspersión.

El abono en los cuidados de la planta del limonero

El limonero se abona desde primavera hasta finales de verano, en un largo periodo de tiempo que ocupa más de cuatro meses. Se pueden usar abonos orgánicos, como el guano o el estiércol, renovando las capas de abonado en dos o tres centímetros al mes.

En cuanto a minerales, necesita mucho magnesio que se puede incorporar mediante el abonado o bien a través de correctores de magnesio que se aplican por vía foliar o a través de fertirrigación.

Cuidados del limonero y ciclo de crecimiento

Los limoneros una vez son adultos apenas requieren cuidados, salvo el abonado periódico y riegos constantes. Pero cuando aún son jóvenes y están en periodo de crecimiento hay que vigilar su salud. La poda se realiza a finales de invierno, retirando las ramas muertas y enfermas y recortando las que crecen en exceso.

La copa del árbol debe quedar liberada de follaje, para que la luz del sol llegue a todas las estructuras. No hay problemas si se poda el árbol ya en primavera, pero esta no ha de ser muy extrema y ha de respetar el crecimiento foliar, que tiene tres fases: en primavera, en verano con nacimientos menores y en otoño para asegurar una buena floración meses más tarde.

Los cuidados de la planta del limonero son aparentemente cómodos. Es un árbol muy habitual en huertos urbanos para autoconsumo por su proliferación de frutos que se adapta a la perfección a climas templados y cálidos.

Rodolia cardinalis: cómo puede ayudarte en el cuidado de tus cultivos

En lo que a plagas y enfermedades se refiere una de las más temidas por todo agricultor es la de cochinilla acanalada. Pero por suerte contamos con una gran aliada para combatirla, la Rodolia cardinalis. Si no la conocías, te la presentamos.

Qué es la Rodolia cardinalis

Se trata de un escarabajo de tipo coccinélido de color rojo y negro, con un cuerpo redondeado de entre 2 y 4 mm de longitud, tiene una cobertura de pelusa densa y corta que la protege. No la confundas con la mariquita de siete puntos, la Rodolia no está punteada, sino que su dibujo nos recuerda más a unos romboides.

Es menos conocida que la mariquita, pero este pequeño insecto es muy apreciado por los agricultores. Se descubrió y se utilizó por primera vez en Australia en 1864 y fue liberado en las plantaciones de cítricos de California.

La Rodolia ha sido utilizada desde entonces para combatir plagas de Icerya mediante su propagación, una vez introducida en el medio la Rodolia se multiplica eficazmente y no es necesario repetir este proceso. Su población se adapta a la de Icerya alimentándose de ella. Normalmente esta logra compensar notablemente la cantidad presente de cochinilla, reduciendo la plaga en el cultivo o en la planta, llegando incluso a hacerla desaparecer.

Cómo puede ayudarte la Rodolia cardinalis en tu huerto

Para entender cómo nos puede ayudar la Rodolia a preservar la salud de nuestro huerto primero tenemos que conocer a su némesis, la acanalada Icerya purchasi, culpable de grandes pérdidas económicas y productivas en los cultivos debido a su capacidad de expandirse y su voracidad.

Es muy difícil de erradicar, sobre todo por su rápida reproducción, ya que pone una gran cantidad de huevos Esta cochinilla es capaz de llegar a secar por completo la planta y el cultivo entero en tiempo récord, puesto que se alimenta de la salvia.

Se propaga sobre todo en climas cálidos con inviernos suaves, y las plantas que más le gustan son los cítricos como el limonero, el naranjo y el maracuyá. Pero no es raro encontrar esta plaga en otras plantas, ataca también a las plantas medicinales y aromáticas como el romero, el orégano, la lavanda, la menta, la hierbabuena.

Cuando se desconoce su existencia es habitual recurrir a pesticidas de alto espectro para combatir la plaga generada por ella en el huerto, en tu jardín o en tus cítricos. Pero lo cierto es que el mejor remedio para combatirlas es la Rodolia, puesto que es el depredador natural de la acanalada Icerya purchasi y es su principal fuente de alimentación. En poco tiempo acaba primero con los huevos de la cochinilla y después con los ejemplares adultos.

Como ves la Rodolia cardinalis no solo no supone ningún peligro para tus plantas, sino que además te ayudará a la hora de combatir plagas en tu huerto. Por lo que si tienes la suerte de contar con ella en tu zona de manera natural ya puedes reconocerla y agradecerle su gran labor.

Vermiculita: ¿para qué sirve en el huerto?

Es probable que alguna vez hayas oído hablar de ella cuando los profesionales o los aficionados a la jardinera hablan de abonos, sustratos y tipos de tierra para las plantas. Si quieres saber qué es la vermiculita y para qué sirve, sigue leyendo.

Qué es la vermiculita

La vermiculita se trata de un mineral del grupo de las micas y estas a su vez están formadas por silicatos de hierro o magnesio. Contiene también concentraciones de potasio, calcio y amonio, que son elementos muy necesarios para el desarrollo de las plantas. Además de su aportación de minerales este es un material muy interesante, sobre todo debido a su alta capacidad de retener agua.

Es un material muy ligero y cuenta con unas propiedades excelentes como aislante térmico. Su capacidad de expansión es cuanto menos sorprendente, ya que es capaz de multiplicar su volumen entre 8 y 20 veces, siempre y cuando alcanza determinadas temperaturas, y este es un fenómeno no muy visto en minerales.

Para qué sirve y sus usos en el huerto

La vermiculita es un material que se usa como aislante acústico y térmico, y también como elemento de filtración o de protección para objetos frágiles. Pero ¿para qué se usa la vermiculita en jardinería y agricultura?

Cuando la mezclamos con otros elementos como la turba o la fibra de coco, y/o si le añades humus de lombriz, o la perlita, la vermiculita se convierte en un sustrato estupendo para plantas.

Si lo quieres utilizar para plantas delicadas como los brotes en los semilleros, o para utilizarla en tu huerto urbano, ya sea en suelo o si tienes hortalizas macetas, debes saber que es una de las mejores elecciones dado que es un material ligero y económico y con muchas propiedades.

La capacidad de retención de agua anteriormente mencionada hace que sea un excelente regulador de humedad, evita que haya exceso de agua en la tierra, puesto que lo va liberando poco a poco a medida que se va secando el sustrato a la vez que lo mantiene aireado.

Por no hablar de su alto contenido mineral, muy beneficioso para las plantas del huerto. Al tratarse de una sustancia inocua tanto química como biológicamente, puedes incorporar la vermiculita al sustrato sea cual sea, y su pH es de aproximadamente 7.

Puedes utilizarla también en cultivos hidropónicos, (aquellos cuyas plantas no necesitan tierra y se desarrollan únicamente con agua como base), ya que la vermiculita flota, ayudando a las plantas a nutrirse con sus minerales y dándoles un punto de apoyo donde agarrarse.

Entre sus usos más populares está también el de añadirse a las bolsas o recipientes para plantas durante su transporte gracias a la capacidad de mantener  la humedad, de esta forma sufren menos con el proceso.

Ahora que conoces mejor la vermiculita y para qué sirve seguro que la tienes en cuenta en la creación de sustratos de calidad para tus plantas. Sus múltiples propiedades la hacen perfecta para tu huerto y notarás los beneficios tanto en las plantas como en los frutos.

Cochinilla algodonosa: cómo la puedes eliminar de tus plantas

Eliminar la cochinilla algodonosa puede ser un quebradero de cabeza, por eso es importante actuar de forma precoz. Es una plaga bastante común y que puede atacar a distintas especies de plantas como arbustos, tropicales, grapadoras, árboles ornamentales, coníferas, frutales, cítricos, palmeras, etc. Se trata de insectos parasitarios que debilitan progresivamente las plantas y que conviene erradicar cuanto antes. A continuación te explicamos qué es y te mostramos cómo la cochinilla algodonosa eliminar.
Sigue leyendo Cochinilla algodonosa: cómo la puedes eliminar de tus plantas

Qué puedes plantar en junio y consejos para su cultivo

Junio es un mes de mucha actividad en el huerto, y uno de los favoritos para los aficionados a los cultivos. Las heladas dejan de ser un peligro y el buen tiempo hace que la vida se acelere. Quienes han hecho una siembra temprana, pueden cosechar ya las primeras verduras, y quienes no, tienen ahora la oportunidad de plantar para tener cultivos en verano. A continuación te explicamos qué plantar en junio para ver crecer tu huerto durante el verano.
Sigue leyendo Qué puedes plantar en junio y consejos para su cultivo