Leonardita Iberia, cultivo ecológico

Una nueva forma de cultivar cuidando del suelo

Ir a Tienda

Leonarditas

Escoge el tipo de producto que necesitas para tu cultivo, contamos con Leonardita Sólida y Leonardita líquida en forma de Ácidos Húmicos y Fúlvicos. Creamos packs especificos para tratamiento de suelos de cultivo con todo lo necesario para tener un suelo completamente sano y fértil. Todos los productos de la tienda son ecológicos y naturales, no usamos ningún tipo de químico en su elaboración o manipulación, lo que garantiza la cadena ecológica de la producción final.

Lo más vendido

  • Leonardita en Polvo Humita 40

    27,50822,25

    Ácidos Húmicos HUMITA•40 (Polvo)

    Riqueza

    ✔ Materia Orgánica Total: 55,0%
    ✔ Extracto húmico total (EHT): 40,0%
    ✔ Ácidos húmicos: 30%
    ✔ Ácidos Fúlvicos:  10%
    ✔ Nitrógeno (N) orgánico: 2%
    ✔ Azufre (SO3) total: 5,0%
    ✔ Hierro (Fe) total: 2%
    ✔ Cobre (Cu) total: 0,020%
    ✔ Zinc (Zn) total: 0,004%
    ✔ Silicio (SiO2): 24,0%

    Granulometría: De 0-6mm.

    Producto utilizable en agricultura ecológica conforme al Reglamento (CE) nº 834/2007.

    Seleccionar opciones
  • Leonardita Granulada Humita 40

    30,25948,75

    Ácidos Húmicos HUMITA•40 (Granulada)

    Riqueza

    ✔ Materia Orgánica Total: 55,0%
    ✔ Extracto húmico total (EHT): 40,0%
    ✔ Ácidos húmicos: 30,0%
    ✔ Ácidos Fúlvicos: 10,0%
    ✔ Nitrógeno (N) orgánico: 2,0%
    ✔ Azufre (SO3) total: 5,0%
    ✔ Hierro (Fe) total: 2,0%
    ✔ Cobre (Cu) total: 0,020%
    ✔ Zinc (Zn) total: 0,004%
    ✔ Silicio (SiO2): 24,0%

    Granulometría: De 3-6mm.

    Producto utilizable en agricultura ecológica conforme al Reglamento (CE) nº 834/2007.

    Seleccionar opciones
  • Ácidos Húmicos Humita 15

    8,202.970,00

    Leonardita líquida en forma de Ácidos Húmicos Humita 15.

    Humita 15, está compuesta por Ácidos Húmicos líquidos de la máxima calidad.

    Ideal para todo tipo de cultivo, pudiendo ser aplicado en el suelo por cualquier forma o método de riego para aportar salud, bienestar y vitalidad a los suelos de cultivo.

    Extracto Húmicos Total: 15% (p/p) – Cuenta con un 12,4%(p/p) de Ácidos Húmicos, un 2,6%(p/p) en Ácidos fúlvicos (p/) y el 3,5% (p/p) de Potásio.

    Densidad a 20ºC: 1,12g/ml y pH 10 ± 5

    Perfecta para aplicación para todo tipo de suelos, arenosos, volcánicos, altos en salinidad, tierras pobres y des-estructuradas por falta de Materia Orgánica, suelos calizos y ácidos.

    Producto utilizable en agricultura ecológica conforme al Reglamento (CE) nº 834/2007.

    Seleccionar opciones
  • Ácidos Fúlvicos Fulvita•50

    4,841.650,00

    Ácidos Fúlvicos FULVITA 50 Ricos en Materia Orgánica

    Fertilizantes orgánico liquido rico en Materia orgánica de origen vegetal.

    Cuenta con un 50% en Ácidos Húmicos, un 2% de nitrógeno (N) y 4% de Potasio en su composición.

    Fulvita 50 puede ser usado tanto en riego como pulverizado.

    Riego: Como potenciador de la fertilización química.

    Pulverización: Como fertilizante bioestimulador en los procesos vegetativos de los cultivos.

    Producto utilizable en agricultura ecológica conforme al Reglamento (CE) nº 834/2007.

    Seleccionar opciones

Leonardita Española

¿Qué es la Leonardita?

Podemos definir la Leonardita como el resultado de la descomposición y mineralización durante millones de años de bosques de coníferas, hierbas y plantas antiguas, hojas, ramas caídas, excrementos de animales antiguos, etc, hace 125 y 113 millones de años, formando la fuente más rica en Ácidos Húmicos del mundo, considerada la fuente de vitalidad de todos los suelos productivos de nuestra capa terrestre. Si quieres saber en profundidad como se forma la Leonardita y que propiedades tiene, mira nuestro artículo al respecto aquí

¿Porqué se llama Leonardita?

Los primeros estudios que se realizaron sobre esta sustancia fueron realizados en Dakota del Norte (EEUU), por el Dr. A.G. Leonard, director del Servicio Geológico de este estado, y que en su honor se dio el nombre de Leonardita a estas sustancias. Si quieres conocer más sobre su vida, en nuestro blog te lo contamos.

Últimos artículos del Blog

¿Qué es la matalauva?

La matalauva es una hierba procedente de la cuenca del mediterráneo oriental y popularmente se conoce como anís verde, aunque en algunas regiones recibe el nombre de matalahúga. Además de tener interesantes propiedades medicinales, es muy apreciada en recetas de repostería.

Qué es la matalauva

Para explicar qué es la matalauva podemos empezar por su nombre científico que es Pimpinella anisum, y es una hierba muy aromática y fácil de cultivar con multitud de usos. Las raíces no se consumen, pero sí el resto de la planta. Los tallos se pueden utilizar como condimento o ingrediente para sofritos y las semillas se suelen emplear como especia para postres, dulces, o como infusión medicinal. La semilla del anís es muy habitual en la cocina oriental, ya que es fundamental por ejemplo en los platos de curry.

Cuáles son los beneficios de la matalauva

A nivel medicinal, los beneficios de la matalauva son conocidos ya desde la antigua época romana, tal y como aparece reflejado en un tratado de Plinio el Viejo. Habitualmente se utiliza para los siguientes usos:

  • Alivia gases, cólicos y molestias estomacales e intestinales. Es una de sus funciones más conocidas y estudiadas, y como es totalmente inocua y sin efectos adversos, se utiliza incluso para bebés y niños pequeños.
  • Alivia dolores menstruales, así como algunos efectos emocionales del síndrome premenstrual. También puede regular el flujo.
  • Tomada como tisana, ayuda a combatir la congestión producida por resfriados comunes, catarros y dolores de garganta.
  • Tiene propiedades antivíricas y bactericidas.
  • Actúa como sedante y combate el insomnio.

La matalauva o anís verde se comercializa en múltiples formatos, desde pastillas, granos, tintura, extracto o píldoras, que se encuentran de venta en herbolarios especializados. Para su uso farmacológico hay que seguir los consejos que se indican en el envase del producto.

Cómo se cultiva y características del cultivo

La planta matalauva es bastante fácil de cultivar, y es ideal para cualquier huerto urbano. Esos son los pasos que debes seguir:

  • Primero hay que rellenar un semillero con un buen sustrato universal. Podemos utilizar macetas, envases de yogur, recipientes de plástico, etc., sin olvidar que hay que hacer un agujero en la base para drenar el agua.
  • En cada recipiente colocamos una o dos semillas sobre el sustrato y después las cubrimos con una fina capa de tierra, lo justo para que el viento no se las lleve.
  • A continuación, se riega y se coloca el semillero en un lugar bien iluminado pero protegido del sol directo.

La tierra tiene que permanecer ligeramente húmeda. Las semillas germinarán en unos 10 días, y cuando alcancen una altura de 5 cm se pueden trasplantar al jardín o maceteros, con una separación de 15 cm entre una y otra.

Al cabo de 2 o 3 meses la semilla del anís estará lista para su recolección. Se deben cortar los tallos por la mañana y se deja secar en un sitio bien ventilado.

Ahora que ya sabes qué es la matalauva, te invitamos a cultivar esta planta para obtener una buena cosecha de anís, al que podrás darle diferentes usos.

Qué es el nitrato de potasio y para qué sirve

El nitrato de potasio es un tipo de fertilizante que se caracteriza por su elevado valor nutricional, el bajo impacto ambiental y su eficacia de aplicación. Su función es mayor a la de otros fertilizantes potásicos, ya que es un producto más concentrado. Incrementa el rendimiento del cultivo y mejora la calidad de las hortalizas, las flores y los frutales. A continuación, te explicamos con más detalle qué es y para qué sirve el nitrato de potasio.

Qué es y para qué sirve el nitrato de potasio

El nitrato de potasio (KNO3) es un producto químico compuesto al 100 % de macronutrientes de la planta. Su composición es una combinación de un anión de nitrato [NO3-] y un catión potasio [K ], aunque la fórmula del nitrato de potasio puede variar según esté más o menos enriquecida con otros elementos como zinc, fósforo o azufre. Es el único fertilizante capaz de suministrar estos dos macronutrientes a las plantas de la manera más concentrada. 

El potasio y el nitrógeno son dos nutrientes indispensables para el desarrollo de las plantas, además de proporcionarles vigor y resistencia para soportar enfermedades y heladas. También ayuda a reducir la absorción del cloro del agua. Por eso se recomienda mucho en cultivos sensibles a las sales.

Cómo se aplica

El aspecto del nitrato de potasio es el de un polvo blanquecino que resulta altamente soluble en agua. Se disuelve muy fácil y rápidamente, por lo que es perfecto para utilizar mediante el riego.

La solubilidad del producto aumenta junto con la temperatura del agua, y además es compatible con otros fertilizantes. Así pues, simplemente se debe mezclar con el agua de riego en una cantidad aproximada de 100 gramos por cada de 1000 litros de agua, y se aplicará en función del aporte de agua que necesite cada cultivo.

Beneficios del nitrato de potasio en los cultivos

El uso del nitrato de potasio como fertilizante tiene muchos beneficios para los cultivos, entre los que se pueden destacar los siguientes.

Ayuda a que las raíces crezcan fuertes

La composición del nitrato de potasio no es tóxica en absoluto por lo que no afecta a la planta de forma negativa, como sí ocurre con otros tipos de fertilizante como por ejemplo el armonio. En este caso, aunque las temperaturas se eleven, las raíces no se ven dañadas.

Mejora la tolerancia de las plantas

El nitrato de potasio también es muy eficaz para incrementar la tolerancia de los cultivos frente a situaciones adversas como heladas, sequías o enfermedades.

Aporte de nitrógeno

En el mercado existen otros productos que aportan nitrógeno, pero el nitrato de potasio es el que tiene una mayor concentración y el que resulta más eficaz.

Minimiza el efecto de la salinidad

Si bien cierta cantidad de sal es importante para el correcto desarrollo de las plantas, si los valores son demasiado elevados, el vegetal puede terminar muriendo. El nitrato de potasio resulta de gran ayuda para que la planta pueda reducir la absorción del cloruro cuando está presente en concentraciones elevadas, en el suelo o en el agua de riego.

Como vemos, el nitrato de potasio es un gran aliado para el cuidado del huerto y del jardín, además se puede adquirir fácilmente en cualquier tienda de insumos agrícolas.

Plantar girasoles en el huerto urbano: ¿qué nos ofrecen?

Los huertos urbanos se han convertido en una alternativa cada vez más viable para todos aquellos habitantes de la ciudad. Plantar girasoles en el huerto urbano es una magnífica opción, ya que un huerto urbano no suele tener las mismas condiciones que uno en un terreno de cultivo y esta planta se adapta fácilmente a diferentes ambientes.

Dónde se plantan los girasoles

Los girasoles pueden cultivarse en cualquier lugar, ya que se adaptan bien tanto a los ambientes cálidos del sur como a ambientes más fríos en el norte, siendo una planta con una gran tolerancia a las temperaturas.

La época de siembra empieza después de la última helada, a finales de marzo, y se extiende durante todo el mes de abril. Si el proceso de crecimiento va bien, para verano el girasol da sus frutos, que suelen cosecharse a principios de otoño.

Antes de plantar un huerto de girasoles hay que tener en cuenta los siguientes factores:

  • Espacio: existen diferentes especies de girasol, pero para un huerto urbano es conveniente elegir especies pequeñas, ya que las más grandes pueden llegar a ocupar mucho espacio, creciendo hasta 2 metros de altura.
  • Sustrato: los girasoles necesitan tierra buena, que contenga una cantidad adecuada de sustrato para conseguir desarrollarse de manera adecuada.
  • Maceta: si los girasoles se plantan en maceta, es recomendable que sea grande y tenga el tamaño adecuado para permitir su crecimiento.
  • Germinación: es aconsejable controlar la germinación y mantener la tierra siempre húmeda hasta que la plántula del girasol asome por la tierra.

Sembrar girasoles en el huerto: beneficios

Vamos a explorar los diferentes beneficios de plantar girasoles en el huerto:

Fácil cultivo

El cultivo de girasoles en un huerto urbano es relativamente fácil en comparación al cultivo de otro tipo de plantas. Esta especie no tiene exigencias especiales para su crecimiento y desarrollo, exceptuando la calidad de la tierra y su sustrato.

Mejora la salud del huerto

Los girasoles también benefician al resto de plantas que están cerca de ellos, ya que sus flores atraen a insectos, lo que favorece la polinización. Además, sus frutos atraen a pájaros, lo que ayuda a acabar de manera natural con plagas que puedan afectar al resto de plantas.

Al ser una especie robusta, ayuda a proteger a otras plantas del viento cuando se plantan en los laterales del huerto.

Propiedades de sus semillas

Uno de los mayores beneficios que tiene sembrar girasoles son sus semillas, que además de ser una fuente de alimentos perfecta para ciertos tipos de animales, tienen una gran cantidad de propiedades beneficiosas para el ser humano:

  • Antioxidantes: las semillas de girasol tienen vitamina E, que es considerada como un fuerte antioxidante que ayuda a combatir los efectos de diversas enfermedades.
  • Fuente de magnesio: contienen una gran cantidad de Magnesio, lo que ayuda a mantener los huesos fuertes y a regular la presión arterial.
  • Fuente de selenio: las semillas de los girasoles tienen una concentración de selenio, lo que beneficia enormemente a los procesos relacionados con el crecimiento.
  • Mejoran la salud capilar: contienen biotina, una fuente de vitamina B que ayuda a metabolizar la grasa y a mantener sana la superficie del cuero cabelludo.

Como puedes ver, plantar girasoles en el huerto no solo traerá alegría y color a tus plantas, sino que también aportará beneficios al resto de cultivos urbanos y podrás aprovechar sus semillas para utilizarlas en tus platos.

Ventajas y desventajas de un invernadero

Los invernaderos son estructuras cerradas y protegidas, destinadas al cultivo de plantas, ya sean hortícolas como decorativas. Suele estar construido con una cubierta de plástico o vidrio que permite controlar la humedad, la temperatura, la luminosidad y otros factores ambientales. Antes de apostar por este sistema de cultivo, es conveniente conocer las ventajas y desventajas de un invernadero.

Cuáles son las ventajas y desventajas de un invernadero

¿Para qué sirve un invernadero? Además de proteger las plantas de los factores externos, permite controlar el clima, por lo que se puede adelantar la temporada de algunas cosechas o desarrollar cultivos tropicales en zonas o periodos fríos. Además, presenta otras ventajas interesantes.

Ventajas de un invernadero

Entre las ventajas podemos destacar las siguientes:

  • Mayor producción. Al poder controlar las condiciones ambientales, se puede mejorar el rendimiento de la plantación.
  • Menos riesgo de pérdidas. El cambio climático es una realidad que afecta año tras año a muchos cultivos, que se encuentran a la merced de fenómenos naturales imprevisibles y aleatorios.
  • Control de enfermedades y plagas. Un invernadero hermético y con una estructura bien sólida, permite controlar las plagas con un uso moderado de fertilizantes.
  • Cultivo durante todas las temporadas. Al no depender del exterior, se puede desarrollar cualquier tipo de cultivo en cualquier periodo del año. Esto permite obtener productos fuera de temporada que se pueden vender a precios más elevados.

Desventajas del invernadero

Pero no todo son ventajas con los invernaderos, también hay algunos aspectos menos positivos que hay que considerar.

  • Inversión inicial elevada. Un invernadero es una estructura que requiere una inversión relativamente alta, así que se requiere un proyecto encaminado a recuperar ese gasto.
  • Control de patógenos. Aunque los invernaderos mantienen los cultivos aislados de plagas y enfermedades del exterior, existen otros patógenos que se pueden desarrollar, así que es fundamental conocer las medidas fitosanitarias necesarias para evitarlo.
  • Requiere cualificación. Controlar las condiciones climatológicas requiere unos conocimientos específicos para evitar errores irreparables.
  • Costos de producción elevados. Según las características del invernadero, puede suponer unos elevados gastos de producción, por ejemplo, en electricidad para controlar la temperatura.

Cómo hacer un invernadero familiar

Si se dispone de un poco de espacio, tiempo y ganas de cultivar todo el año, es posible construir un invernadero casero para uso familiar. ¿Cómo hacer un invernadero familiar? Los más manitas lo pueden construir realizando una estructura hecha con listones de madera de pino o tubos de PVC, y cubierto con plástico resistente. Generalmente se construyen en forma de arco, a dos aguas o en forma de túnel. Los materiales se pueden encontrar de forma sencilla en tiendas de bricolaje y jardinería. También es posible comprar estructuras pequeñas ya montadas, incluso de segunda mano a precios muy asequibles.

En el caso de los pequeños huertos urbanos, existe un truco muy práctico para hacer un efecto invernadero casero, que consiste en utilizar botellas de plástico con el fondo recortado y sin el tapón, para que entre el aire. Solamente habría que clavarla sobre la tierra de forma que cubra la planta a modo de campana y de esta forma se crea un microclima especial a la vez que se la mantiene protegida. Lo ideal es utilizar garrafas grandes para dar espacio a la planta para que se desarrolle.

Como ves, conocer las ventajas y desventajas de un invernadero es importante para elegir qué tipo de sistema queremos implementar en nuestro cultivo.

Trucos para ahuyentar a los gatos de tu huerto urbano

Para un felino, la tierra mullida del huerto es un confortable colchón en el que pasar horas descansando e incluso cazando pequeños insectos y roedores. Su intención no es destructiva, pero es evidente que la presencia de estos animales sí ofrece consecuencias muy perjudiciales para los cultivos. Por este motivo te mostramos algunos consejos para ahuyentar gatos de tu huerto.

Cómo ahuyentar a los gatos de tu huerto urbano

No importa si se trata de gatos callejeros de una colonia, o animales domésticos que tienen acceso al huerto, a todos les gusta pasar tiempo en el sustrato cómodo donde estás plantando tus tomateras, las patatas o las lechugas. Por ello, hoy te damos respuesta a la pregunta de cómo proteger la huerta de los gatos.

Usar acolchados

Los gatos se sienten más atraídos por el huerto por la comodidad que ofrece el sustrato que por la posibilidad de cazar animales. De este modo, una opción de reducir su presencia es hacer el suelo más inaccesible. Una fórmula interesante es añadir una capa de material, que puede o no ser orgánica, por encima del sustrato. Hojas secas, paja, viruta de madera, grava o una malla antihierba.

Con ellas tendrán más difícil escarbar y además supone una ventaja añadida para el propio huerto, pues se reduce el nivel de evaporación.

Utilizar invernaderos

El problema con los felinos es que pueden acceder cómodamente a la superficie de cultivo para tumbarse plácidamente, cazar o hacer sus necesidades. De este modo, una propuesta para proteger las plantas cuando aún son jóvenes es utilizar invernaderos sobre el terreno, al menos en los semilleros.

Una vez el huerto adquiere ya cierta densidad, deja de ser tan apetecible para estos animales. Además, si alguna vez defecan sobre el suelo fértil es incluso positivo a modo de abono natural.

Repelentes para gatos

Otra forma de alejar a los felinos del huerto, que también sirve para evitar gatos en el jardín, es hacer uso de repelentes naturales. En el mercado podemos encontrar muchos preparados altamente eficaces, pero si los queremos elaborar de manera casera podemos usar uno a base de pimienta negra, ajo y agua, y rociarlo directamente sobre el huerto.

Otras opciones son esparcir cáscaras de cítricos o usar aceites esenciales de naranja y limón una vez a la semana y rociar con vinagre, pero no directamente sobre la planta.

Haz de tu huerto su propio arenero

Si estos remedios no funcionan porque son gatos callejeros y no puedes estar constantemente recriminando su comportamiento, la solución pasa por instalar una zona limpia y seca, con tierra suelta y mezclada con arena, en un rincón alejado de la zona de plantación. Así, seguirás teniendo como compañeros de huerto a los gatos, pero al menos los cultivos no se arruinarán por sus pisadas.

Este espacio lo puedes delimitar con plantas olorosas, como hierbabuena, albahaca o menta, aromas que resultan muy agradables a los gatos, para que pasen más tiempo ahí que en el huerto. Y si a esto añades un pequeño tronco de árbol viejo, la zona será como un parque de atracciones donde jugar.

Ahuyentar gatos del huerto es una tarea que requiere un poco de imaginación y también paciencia, pero se puede lograr con un poco de empeño. ¿Cuáles son tus remedios?

Tipos de enraizante: ¿cuál es su función?

Un enraizante es un producto rico en hormonas vegetales naturales que estimulan el crecimiento de las raíces. También es un eficaz suplemento nutricional que promueve el crecimiento radicular de plantas de cualquier especie. Existen distintos tipos de enraizante, algunos de origen químico y otros se pueden preparar de forma sencilla en casa.

 Cómo se utiliza un enraizante para plantas

La aplicación puede realizarse de varias maneras, según la fase en la que se encuentre el vegetal y el efecto que busquemos conseguir. Aquí te explicamos cómo se utiliza el enraizante para plantas.

Cualquiera de los distintos tipos de enraizante mencionados servirán para estimular el crecimiento de las raíces, lo que se traducirá en una planta más fuerte, resistente y bonita.

  • En los esquejes. Simplemente hay que humedecer la base del tallo con una pequeña cantidad de enraizante que previamente hemos disuelto en agua y después untar un poco más en los gránulos del tallo, retirando el exceso y asegurando que haya producto por toda la superficie.
  • Arbustos y árboles. En estos casos, la cantidad de enraizante que hay que utilizar ha de ser más grande que en los esquejes. Para ello disolveremos aproximadamente 5 gramos de producto por cada litro de agua, y utilizaremos esta mezcla para regar las plantas o los árboles que necesiten un extra nutricional. Si queremos aplicarlo a bulbos, lo colocaremos en un vaso de la misma mezcla, de forma que solo la base del bulbo esté en contacto con la solución.
  • Sobre el suelo. También es posible usar los distintos tipos de enraizantes para regar directamente el suelo donde tenemos plantados nuestros cultivos. Se puede emplear en huertos urbanos también, y solo hay que diluir el producto en agua según las indicaciones y humedecer la tierra.

Tipos de enraizantes naturales

El enraizante es un producto que promueve el desarrollo de las raíces de las plantas y por lo tanto estimula y potencia el crecimiento de plantas nuevas. Además, también se usa para proteger los esquejes de enfermedades y hongos que pueden haberse producido en el proceso de corte. Con sencillos ingredientes naturales se pueden fabricar diferentes tipos de enraizante.

Además de estos tipos de enraizante de origen natural y caseros, también podemos adquirir productos preparados y listos para su uso que también ofrecen una gran eficacia.

Enraizante con lentejas

Para prepararlo hay que germinar las lentejas (un proceso que tarda unos 2 o 3 días) y una vez que hayan germinado, las trituramos con agua, y filtramos la mezcla con un colador para extraer el jugo resultante. Esta especie de leche blanca hay que disolverla en agua para que no esté tan concentrada, y ya tenemos nuestro enraizante para plantas.

Con café

Se puede hacer con café molido o con granos de café. Se prepara en una proporción de un puñado de café por medio litro de agua y se lleva a ebullición como si fuese una infusión corriente. Colamos y dejamos enfriar, y utilizamos para remojar los esquejes durante unos segundos.

Enraizante con canela

La canela tiene un doble efecto, ya que además de estimular el crecimiento, ayuda a eliminar hongos y bacterias y mantiene la planta libre de enfermedades durante el proceso de enraizamiento. Para prepararlo solamente hay que verter tres cucharadas de canela en un litro de agua, mezclar bien y dejar reposar toda la noche. Se puede enriquecer con algunas pieles de zanahoria. A continuación se filtra y ya estaría listo para ser utilizado sobre las plantas.

Semillas de judía, soja o trigo

También tienen interesantes propiedades que favorecen el desarrollo de las raíces. Para preparar el producto se dejan las semillas a remojo durante un mínimo de 3 horas, después se escurre reservando el agua del remojo, y se tritura con agua nueva. Luego mezclamos la papilla resultante con el agua que hemos reservado y tenemos nuestro proucto natural.

Con cualquiera de los distintos tipos de enraizante que hemos mencionado conseguiremos estimular el crecimiento de las raíces para que las plantas puedan desarrollarse más fuertes, sanas y bonitas.