ácidos húmicos y fúlvicos

Entendiendo los Ácidos húmicos y fulvicos, Los superheroes del cultivo

Este artículo está diseñado para ofrecer una introducción clara y accesible sobre los ácidos húmicos y fúlvicos, especialmente dirigido a aquellos lectores que buscan comprender estos conceptos esenciales antes de sumergirse en material más detallado y técnico. Aquí, explicaremos de forma sencilla qué son estos compuestos y por qué son tan importantes en la naturaleza y la agricultura. Si estás empezando a explorar este tema, este post es el punto de partida perfecto para facilitar tu entendimiento de las discusiones más avanzadas que encontrarás más adelante.

¿Qué son los Ácidos Húmicos y Fúlvicos?

Los ácidos húmicos y fúlvicos son sustancias orgánicas que se forman naturalmente cuando las plantas y otros materiales orgánicos se descomponen. Pertenecen a la familia de los ácidos húmicos, pero cada uno actúa de manera diferente y tiene propiedades únicas. Si te imaginas el suelo como una gran red de vida, los ácidos húmicos y fúlvicos serían como los mensajeros y nutricionistas, ayudando a transportar nutrientes y mejorar la salud del suelo.

ácidos húmicos y fúlvicos

Los ácidos húmicos: Los Guardines del Suleo

Los ácidos húmicos son como los guardianes del suelo. De color oscuro, estos compuestos orgánicos son solubles en agua en condiciones de pH neutro y básico y tienen un peso molecular alto, lo que les permite mejorar significativamente la estructura del suelo. Actúan creando estructuras estables que se unen fuertemente con las arcillas presentes en el suelo, aumentando su rendimiento y la eficiencia del agua de riego y los fertilizantes aplicados.

ácidos húmicos y fúlvicos

Características y funciones de los Ácidos Húmicos

Con un contenido de carbono que oscila entre el 55 y el 60%, los ácidos húmicos tienen una elevada capacidad de intercambio catiónico, esencial para la liberación de nutrientes previamente inaccesibles y para desbloquear sales insolubles. Su aplicación, ya sea en forma sólida a través de leonardita o líquida en riego, es fundamental para mantener la salud del suelo a largo plazo, apoyando sus funciones físicas, químicas y biológicas.

Mejora de la estructura del suelo:

Los ácidos húmicos forman uniones fuertes con las arcillas presentes en el suelo, estabilizando la estructura del suelo y mejorando su capacidad para retener agua y nutrientes.

Capacidad de intercambio catiónico (CIC):

Tienen una alta capacidad de intercambio, lo que significa que pueden ayudar a desbloquear nutrientes que están químicamente inaccesibles para las plantas y mejorar la eficiencia de los fertilizantes aplicados.

Desbloqueante de sales insolubles.

 Actúan como desbloqueantes de sales insolubles, lo que mejora la disponibilidad de nutrientes esenciales para las plantas asegurando un mayor crecimiento, floración y fructificación influyendo directamente en la cosecha final.

 

Contenido de carbono:

Contienen entre un 55 y un 60% de carbono, lo cual es fundamental para alimentar la microbiología del suelo ya que crea el medio adecuado para su reproducción y multiplicación, garantizando un suelo con vida y óptimo para todo tipo de cultivos.

Aplicación de los ácidos húmicos

La aplicación de ácidos húmicos puede hacerse de dos formas:  en estado sólido a través de la leonardita sólida en polvo de 0-6 mm o granulada de 3-6 mm. Si lo prefieres se puede aplicar en forma líquida mediante sistemas de riego o fertirrigación. La leonardita, una forma oxidada de lignito, es la fuente más rica y comúnmente utilizada para la extracción de ácidos húmicos líquidos debido a su alta concentración y efectividad.

Los Ácidos Fúlvicos: Los Mensajeros de Nutrientes

Los ácidos fúlvicos, por otro lado, son los mensajeros rápidos y eficientes del suelo. De color amarillo claro e intenso y con un peso molecular menor que los ácidos húmicos, estos compuestos son altamente solubles en agua y especialmente efectivos en soluciones con pH ácidos. Son ideales para ser aplicados por pulverización foliar debido a su alta efectividad en la asimilación por las hojas, proporcionando una respuesta rápida en los cultivos.

ácidos húmicos y fúlvicos

Características y funciones de los Ácidos Fúlvicos

Los ácidos fúlvicos, por otro lado, son los mensajeros rápidos y eficientes del suelo. De color amarillo claro e intenso y con un peso molecular menor que los ácidos húmicos, estos compuestos son altamente solubles en agua y especialmente efectivos en soluciones con pH ácidos. Son ideales para ser aplicados por pulverización foliar debido a su alta efectividad en la asimilación por las hojas, proporcionando una respuesta rápida en los cultivos.

formación de raíces en tiempo record

Estos ácidos no solo forman complejos con microelementos presentes en el suelo, mejorando su disponibilidad para las plantas, sino que también tienen una importante función en la formación de raíces, especialmente en cultivos en maceta, jardineras y huertos urbanos.

Crecimiento vegetativo express

Con un contenido de carbono del 40 al 55%, y una menor capacidad de intercambio catiónico en comparación con los ácidos húmicos, los ácidos fúlvicos son recomendados para aplicaciones específicas donde la acción rápida es crucial, como la pulverización foliar semanal en todo tipo de cultivos y etapas de crecimiento.

Máxima potencia de acción rápida y fácel de aplicar

A diferencia de los ácidos húmicos, los ácidos fúlvicos no tienen acción coloidal y se lixivian más rápidamente, por lo que es preferible su uso directo en las hojas para maximizar su efectividad y potenciar sus efectos rápidos y completos.

Enraizamentos rápidos y completos.

Su uso en riego es ideal cuando se busca enraizar rápidamente una planta en maceta, preparándola para una mejor absorción de nutrientes durante las fases de crecimiento vegetativo, floración y fructificación.

Aplicación de los ácidos fúlvicos

Debido a su mayor solubilidad y menor peso molecular, la aplicación de los ácidos fúlvicos extraídos de la leonardita son altamente efectivos para la absorción rápida por parte de las plantas, facilitando una acción inmediata y visible en el desarrollo y la salud de los cultivos. Su uso es particularmente valorado en condiciones donde se busca un impacto rápido y directo en la nutrición de las plantas, haciendo de los ácidos fúlvicos una herramienta indispensable en la gestión agrícola moderna.

Con estos conocimientos básicos, estarás mejor equipado para entender cómo estos dos tipos de ácidos pueden transformar un suelo pobre en un suelo rico y productivo, esencial para la vida en nuestro planeta. Además, de ser un punto de partida perfecto para entender futuras lecturas sobre los ácidos húmicos y fúlvicos de las leonarditas. Recibe un gran abrazo.

 
estiercol Abono y fertilizante

Estiercol contra la leonardita

Fertilizar o abonar con estiercol La forma tradicional de abonado con estiércol animal, sigue recomendando cantidades que van desde 10,000 hasta 40,000 kg por hectárea

Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Abrir chat
Hola!, ¿necesitas algún tipo de ayuda o tienes alguna pregunta?, nuestro canal de WhatsApp está activo en nuestro horario comercial (9:00-17:00) para todo aquello que puedas necesitar.