Modo de empleo del aceite de neem: un insecticida ecológico para tu huerto

El modo de empleo del aceite de neem es amplio, pero uno de los lugares principales donde lo podemos usar es en nuestro huerto.

Hablamos de un tipo de aceite extraído de la planta Azadirachta Índica, muy conocida desde la Antigüedad debido a sus propiedades biocidas, cosméticas e incluso curativas.

¿Cómo podemos usarla en nuestro huerto?

El aceite de neem para el huerto

Este aceite vegetal cuenta con diversas propiedades y utilidades. Uno de los modos de empleo más populares es usar el aceite de neem para el huerto gracias a su principio activo: la azadiractina.

Este compuesto destaca por sus efectos pesticidas, fúngicos, antibacterianos y antiparasitarios, lo que hace al aceite de neem perfecto para el uso agrícola.

En nuestro huerto, lo podemos usar como un pesticida natural, así como de fertilizante, abono o insecticida. Una gran cantidad de aplicaciones interesantes que podemos llevar a cabo de forma sencilla.

Modo de empleo del aceite de neem

El aceite de neem agrícola cada vez es más empleado en huertos, tanto grandes como pequeños, debido a la creciente importancia de alejarse de los químicos. Pero ¿cómo aplicarlo de forma correcta?

Un pesticida natural

Si deseamos aplicarlo de forma casera, podemos usar este tipo de aceite como pesticida a razón de 1-5 ml con agua. La mezcla es perfecta para pulverizar sobre las plantas o regarlas con ella.

El aceite de neem es un insecticida ecológico ideal para la agricultura si queremos huir de otro tipo de compuestos que podemos usar tanto en jardines como en cultivos.

Se considera como el mejor pesticida orgánico por parte de los expertos, lo que aumenta su valor y lo convierte en una opción clave para tener nuestro huerto cuidado y siempre a punto.

Abono efectivo en nuestro huerto

Las hojas y frutos de la planta son efectivos como abono. Si somos constantes y realizamos aplicaciones a menudo, conseguiremos ver los resultados en un corto espacio de tiempo.

Es un fertilizante orgánico que nos ayudará a enriquecer el suelo y conseguir, gracias a ello, mejores y más abundantes cosechas.

Adiós a los hongos

Otro de sus usos más habituales es aplicarlo en el riego con el objetivo de deshacerse de problemas de hongos, plagas de insectos, ácaros y orugas, entre otros.

Lo más interesante es que es capaz de actuar sin poner en riesgo a las personas, animales, o la biodiversidad beneficiosa para las plantas (mariposas, abejas, lombrices, etc.).

Su sabor amargo es el que actúa como repelente, impidiendo que los demás insectos se reproduzcan en nuestros cultivos.

Otros usos del aceite de neem

Además de en el huerto, el aceite de neem se emplea también como cosmético. Debido a sus ácidos grasos, obtenemos una mejora de la piel, crecimiento del cabello y lucha contra los piojos y otros parásitos.

Como ves, el modo de empleo del aceite de neem es sencillo si sabes cómo hacerlo. Contando con el producto adecuado, tardarás poco tiempo en ver resultados. La clave está en ser constante y revitalizar los cultivos con productos orgánicos como este.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *