Cómo eliminar hormigas del huerto de forma eficaz

¿Quieres saber cómo eliminar hormigas del huerto? Efectivamente se trata de una de las plagas más temidas por los grandes daños que pueden causar, pero hay que tener en cuenta que solo ponen en peligro nuestras plantas si aparecen en una cantidad realmente grande, acompañadas de otras enfermedades. Por lo general, unas pocas hormigas pueden ser beneficiosas porque ayudan a remover la tierra y airearla, le aportan materia orgánica y son depredadoras de algunas plagas.

Por qué hay hormigas en mi huerto

Existen más de 10.000 especies de hormigas y están de forma natural en la tierra, sin embargo, si la población de este insecto en nuestro huerto ha pasado al nivel de plaga puede ser un indicador de que las plantas están siendo atacadas por pulgones.

Las hormigas y los pulgones tienen una relación simbiótica. El pulgón se alimenta de la sabia y expulsa una secreción dulce llamada melaza que a las hormigas les encanta. De hecho, las colonias de hormigas protegen a los pulgones de los depredadores para poder seguir disfrutando de su melaza, e incluso los trasladan a plantas más verdes y frescas. Por lo tanto, combatir hormigas en el huerto significa que tendremos que hacer frente a otras posibles plagas.

Cómo eliminar las hormigas en mi huerto

Existen varios remedios naturales para eliminar hormigas en el huerto, e incluso se pueden combinar varias. Además, no es necesario matar las hormigas del huerto para deshacernos de ellas como plaga.

  • Eliminar pulgones o cochinillas. El primer paso es eliminar la plaga previa de insectos que chupan savia y cubren las plantas de melaza. El jabón potásico es un buen remedio, no solo para acabar con los pulgones, también para limpiar la planta y evitar que queden restos de melaza que atraigan a las hormigas.
  • Vinagre. El vinagre puede ser un buen disuasorio para eliminar hormigas en el huerto. Solamente hay que llenar una botella con una mezcla mitad de agua y mitad de vinagre y rociar un poco cerca de los hormigueros, o por los bordes del jardín o huerto.
  • Aceite cítrico de naranja. Preparamos una mezcla de tres cucharadas de jabón líquido orgánico a los que añadimos 30 ml de aceite de naranja y cuatro litros de agua. Lo usaremos para rociar directamente las plantas afectadas.
  • Cáscara de naranja. Podemos guardar las cáscaras de las naranjas que comamos para colocar trozos pequeños en los alrededores de los hormigueros y en los caminos que hacen al desplazarse en fila. Las hormigas se los llevarán sin saber que en interior de sus nidos comenzarán a desprender una sustancia tóxica perjudicial que les obligará a buscar otra casa. La cáscara de mandarina también vale.
  • Canela molida. ¿Cómo eliminar hormigas en mi huerto sin dañarlas? La canela puede funcionar, ya que actúa como disuasorio y podemos espolvorear un poco alrededor de las plantas. Otras especias que rechazan son el chile en polvo, la pimienta roja o la cayena.
  • Tierra de diatomeas. Otra opción es poner tierra de diatomeas cerca de los hormigueros y los senderos que forman. Es una tierra especial extraída a partir de una especie de algas de cáscara dura fosilizadas. Las hormigas se deshidratan con este polvo, por lo que las ahuyenta. También funciona contra babosas y cucarachas.
  • Plantar menta o citronela en el jardín. Ambas plantas actúan como repelentes naturales de insectos y ayudan a eliminar hormigas del huerto, y también a alejar mosquitos, moscas, la mariposa de col rizada e incluso ratas.

Ahora que ya sabes cómo eliminar hormigas del huerto, combina estos remedios para volver a disfrutar de unas plantas sanas y libres de plagas.

Cómo eliminar el pulgón negro de las plantas

El pulgón negro es una de las plagas más comunes a las que se tienen que enfrentar los agricultores. En el grupo de los pulgones, también llamados áfidos, hay muchas especies diferentes, con sus propias preferencias a la hora de atacar cultivos. El pulgón negro suele invadir a las leguminosas por eso también es conocido como pulgón negro de las habas.

Qué es el pulgón negro

De todos los tipos de pulgones de las plantas, el Aphis fabae se caracteriza por su intenso color negro, que al contrastar con el tono verde de la planta (además suele atacar a los brotes nuevos de color más claro), es muy fácil de identificar.

Aunque no todos los pulgones negros son Aphis fabae, estos suelen afectar sobre todo a las leguminosas, porque tienen predilección por el tipo de savia que contienen estas plantas. Sin embargo, también pueden alimentarse de otro tipo de cultivos, generalmente hortícolas.

Otra de sus características es que es muy resistente a muchos tratamientos insecticidas. Es decir, eliminar el pulgón negro de las plantas puede ser difícil, pero no es imposible.

Cómo afecta el pulgón negro a mi huerto

El pulgón negro actúa sobre las plantas del mismo modo que el resto de los áfidos. Cuando cubren una planta o un cultivo, se alimentan de su savia succionándola del interior a través de su fino estilete.

Si la población de parásitos es muy elevada, el volumen de savia que toman puede ser mayor que el que la planta es capaz de producir y por lo tanto se irá debilitando hasta su colapso definitivo.

Como sucede también con otros insectos, tras alimentarse del jugo de la savia, generan melaza, un residuo azucarado que atrae a su vez a otros insectos o a hongos como la negrilla (o fumagina).

Y otro problema añadido de la invasión de pulgón negro en las plantas es que puede ser transmisor de virus, sobre todo en cultivos de remolacha, patatas y tabaco.

Consejos para eliminar el pulgón negro de las plantas

¿Cómo eliminar el pulgón negro, si es tan resistente? Se puede afrontar el problema desde tres frentes.

Control químico

Una de las opciones es utilizar un producto químico para combatir el pulgón negro, pero hay que tener en cuenta que no todos los insecticidas químicos para los Aphis son eficaces contra este tipo de pulgón. Conviene vigilar que se trate de un producto autorizado según la normativa vigente, y seguir las instrucciones del fabricante.

Productos ecológicos

Otra forma de eliminar el pulgón negro de las plantas es mediante tratamientos ecológicos, aunque al ser una especie resistente, hay que seguir una pauta de repeticiones al menos cada tres días.

El producto más habitual es el jabón potásico aplicado directamente sobre los parásitos. Actúan degradando la capa protectora de los pulgones y elimina los huevos de la planta y los insectos en estado ninfa. La dosis depende de la concentración del jabón. Si es al 50 %, se recomienda una cantidad de 250-500 ml por cada 100 litros de agua. Si es jabón potásico al 20 %, lo ideal es 1000-2000 ml por cada 100 litros.

Remedios biológicos

Otra forma ecológica de luchar contra el pulgón negro es recurrir a sus depredadores naturales, entre los que se encuentran los coccinélidos, los chinches depredadores, algunos tipos de larvas, o la crisopa. Los áfidos también tienen sus propios parásitos como el Lysiphlebus testaceipes, el Aphelinus sp., el Aphidius spp. y el Praon. Incluso pueden verse afectados por hongos entomopatógenos como el Verticillium lecanii.

Con estos sencillos consejos, actuando en los primeros estadios de la plaga, podemos combatir eficazmente el pulgón negro.

Cómo detectar la negrilla o fumagina y eliminarla

La fumagina o el hongo negrilla es un hongo que generalmente aparece en las plantas después de que estas hayan estado infectadas durante tiempo por plagas de cochinilla, pulgón o mosca blanca.

No es peligroso, pero hay que atajarlas a tiempo para evitar que la salud de la planta se vea comprometida de forma irreversible.

Cómo podemos detectar la negrilla o fumagina

El hongo fumigan es muy fácil de distinguir, ya que es de un color negro muy característico (de ahí a que se le conozca como negrilla) y suele depositarse en las zonas de la planta afectadas por la plaga. La negrilla provoca síntomas diversos, que pueden afectar a las hojas, las ramas, los tallos, o los frutos de cualquier cultivo, aunque es especialmente frecuente en los cítricos.

Este hongo es una especie de polvo negro similar al hollín, incluso mancha de la misma forma al pasar el dedo por encima. Si la negrilla no se trata adecuadamente, entonces irá cubriendo cada vez más partes de la planta, impidiendo que pueda realizar correctamente la fotosíntesis. Además impide la transpiración y esto puede generar necrosis y clorosis, que terminará marchitando por completo la planta.

El hongo negrilla aparece en las plantas afectadas por plagas porque se alimenta de la melaza que van dejando los insectos a medida que consumen la planta. Así pues, si tenemos una planta afectada por la fumagina, habrá que tratar dos problemas: la plaga, y la propia negrilla.

Consejos para eliminar la fumagina

El mejor control de la fumagina en cítricos, pasa por la prevención. Como hemos visto, el hongo negrilla aparece por la melaza que producen cochinillas, áfidos y moscas blancas, por lo tanto, lo principal es evitar que las plantas sufran el ataque de estas plagas. Un producto muy eficaz para ello es el jabón potásico, que no es tóxico, ni para las plantas, ni para el medio ambiente. Sirve para tratar las plagas cuando la infestación no es aún muy grande. Solamente hay que diluirlo en agua al 2 % y aplicarlo sobre la planta afectada. Si después de tres aplicaciones la plaga persiste, entonces habría que utilizar otros insecticidas más fuertes.

Una vez que hayamos controlado la plaga, veamos cómo eliminar la fumagina de los cítricos. Una vez libre la planta de los insectos, hay que limpiarla completamente del hongo y de la melaza de la que se alimenta. El primer paso sería lavar las partes afectadas con agua a presión para eliminar la mayor parte del residuo. Después, podemos utilizar de nuevo jabón potásico o algún fungicida para fumagina, y rociar las partes de la planta que han estado afectadas por la plaga y el hongo.

Si el tamaño y la resistencia de la planta lo permite, se pueden frotar los últimos restos con un trapo húmedo. El último paso es sanear la planta y retirar las hojas deterioradas por culpa de la negrilla, e incluso realizar una poda para retirar los brotes que hayan quedado perjudicados.

La negrilla es casi inevitable después de una plaga, pero por suerte, si actuamos con rapidez podemos eliminarla con facilidad y devolverle a la planta su belleza y su vigor.

Modo de empleo del aceite de neem: un insecticida ecológico para tu huerto

El modo de empleo del aceite de neem es amplio, pero uno de los lugares principales donde lo podemos usar es en nuestro huerto.

Hablamos de un tipo de aceite extraído de la planta Azadirachta Índica, muy conocida desde la Antigüedad debido a sus propiedades biocidas, cosméticas e incluso curativas.

¿Cómo podemos usarla en nuestro huerto?

El aceite de neem para el huerto

Este aceite vegetal cuenta con diversas propiedades y utilidades. Uno de los modos de empleo más populares es usar el aceite de neem para el huerto gracias a su principio activo: la azadiractina.

Este compuesto destaca por sus efectos pesticidas, fúngicos, antibacterianos y antiparasitarios, lo que hace al aceite de neem perfecto para el uso agrícola.

En nuestro huerto, lo podemos usar como un pesticida natural, así como de fertilizante, abono o insecticida. Una gran cantidad de aplicaciones interesantes que podemos llevar a cabo de forma sencilla.

Modo de empleo del aceite de neem

El aceite de neem agrícola cada vez es más empleado en huertos, tanto grandes como pequeños, debido a la creciente importancia de alejarse de los químicos. Pero ¿cómo aplicarlo de forma correcta?

Un pesticida natural

Si deseamos aplicarlo de forma casera, podemos usar este tipo de aceite como pesticida a razón de 1-5 ml con agua. La mezcla es perfecta para pulverizar sobre las plantas o regarlas con ella.

El aceite de neem es un insecticida ecológico ideal para la agricultura si queremos huir de otro tipo de compuestos que podemos usar tanto en jardines como en cultivos.

Se considera como el mejor pesticida orgánico por parte de los expertos, lo que aumenta su valor y lo convierte en una opción clave para tener nuestro huerto cuidado y siempre a punto.

Abono efectivo en nuestro huerto

Las hojas y frutos de la planta son efectivos como abono. Si somos constantes y realizamos aplicaciones a menudo, conseguiremos ver los resultados en un corto espacio de tiempo.

Es un fertilizante orgánico que nos ayudará a enriquecer el suelo y conseguir, gracias a ello, mejores y más abundantes cosechas.

Adiós a los hongos

Otro de sus usos más habituales es aplicarlo en el riego con el objetivo de deshacerse de problemas de hongos, plagas de insectos, ácaros y orugas, entre otros.

Lo más interesante es que es capaz de actuar sin poner en riesgo a las personas, animales, o la biodiversidad beneficiosa para las plantas (mariposas, abejas, lombrices, etc.).

Su sabor amargo es el que actúa como repelente, impidiendo que los demás insectos se reproduzcan en nuestros cultivos.

Otros usos del aceite de neem

Además de en el huerto, el aceite de neem se emplea también como cosmético. Debido a sus ácidos grasos, obtenemos una mejora de la piel, crecimiento del cabello y lucha contra los piojos y otros parásitos.

Como ves, el modo de empleo del aceite de neem es sencillo si sabes cómo hacerlo. Contando con el producto adecuado, tardarás poco tiempo en ver resultados. La clave está en ser constante y revitalizar los cultivos con productos orgánicos como este.

Cochinilla algodonosa: cómo la puedes eliminar de tus plantas

Eliminar la cochinilla algodonosa puede ser un quebradero de cabeza, por eso es importante actuar de forma precoz. Es una plaga bastante común y que puede atacar a distintas especies de plantas como arbustos, tropicales, grapadoras, árboles ornamentales, coníferas, frutales, cítricos, palmeras, etc. Se trata de insectos parasitarios que debilitan progresivamente las plantas y que conviene erradicar cuanto antes. A continuación te explicamos qué es y te mostramos cómo la cochinilla algodonosa eliminar.
Sigue leyendo Cochinilla algodonosa: cómo la puedes eliminar de tus plantas

Qué es el aceite de neem y para qué sirve en un huerto

aceite de neem

Se le conoce también como aceite de nim, y se extrae de frutas y semillas de árbol de nim. Es una especie endémica en la India, pero ya ha sido introducido en otras zonas de los trópicos dados sus múltiples usos tanto en agricultura como en medicina. Precisamente el uso de aceite de neem en huertos es el que nos interesa, así que toma nota sobre qué es el aceite de neem, para qué sirve y cuáles son sus beneficios.
Sigue leyendo Qué es el aceite de neem y para qué sirve en un huerto